©2018 BY JAUME CULLELL

EL TALENTO NO EXISTE


Déjate de excusas. El talento no existe. Punto.


El concepto de talento, como una especie de capacidad innata de algunas personas para realizar una tarea (generalmente artística) nos ha hecho mucho daño.

Primero porque suponer eso significa que el poder realizar esa tarea es un privilegio reservado en exclusiva a unos pocos, y no es así. Cualquier persona que disponga de la capacidad de esfuerzo, constancia y disciplina suficiente es capaz de aprender a realizar cualquier cosa que se proponga.

Segundo, porque atribuyendo la calidad de un trabajo a esa capacidad innata, se menosprecia las horas, el esfuerzo y el sacrificio realizado por el artista para realizar esa obra. Muchas veces esa falta de reconocimiento acaba provocando una pérdida de confianza, una baja autoestima artística, y en algunos casos, un abandono.

Tercero, porque, al tratarse de una capacidad innata que no ha costado nada aprender, no se valora a nivel económico. Eso provoca que, en el mundo profesional, muchas veces un artista se encuentre con clientes que consideren demasiado un presupuesto y se vea obligado a regatear si quiere hacer el trabajo, y termine aceptando un precio muy bajo.

Pero afirmar que si no se tiene talento no se puede hacer alguna cosa, viene muy bien a algunas personas. Como he dicho en el primer punto, aprender a dibujar, requiere esfuerzo, constancia y disciplina, y no todas las personas están dispuestas a eso. De modo que si esas personas culpan a su falta de talento por no saber dibujar, rápidamente van a sentirse liberadas del peso de reconocer que no tienen la capacidad de esfuerzo, constancia y disciplina.

Aún así, no podemos negar que algunas personas tienen más facilidad para aprender a dibujar que otras. Pero si hay aquí alguna capacidad innata, se trata del interés por aprender a dibujar. Nada más. Cuanto más interés tenga una persona, más capacidad de esfuerzo, constancia y disciplina va a tener. Realmente a lo que muchos llaman talento no es más que la capacidad de querer seguir realizando ese trabajo, a pesar de las muchas trabas que podamos encontrarnos, ya sean internas (bloqueos artísticos, frustración, miedo…) o externas (críticas, falta de tiempo…)

Así pues, deja de pensar que si no puedes aprender a dibujar porque no posees talento, coge un lápiz, un papel y empieza a dibujar.


Si quieres que te ayude en el proceso de aprendizaje, no dudes en contactar conmigo para recibir información sobre mis clases on-line, en las que aprenderás que no hace falta tener ninguna capacidad innata para dibujar. ¡Dibuja!

DIBUJO DE CLINT EASTWOOD, Lápiz sobre Papel

20 views